Yo creía que a todas las personas nos gusta pensar sobre lo que pasa.
Ahora sé que solo a algunas pocas.

También creía que a todas las personas nos gusta decir lo que pensamos.
También, ahora, sé que no a todas.

Otra cosa que yo pensaba, era que las personas dicen lo que piensan.
Eso tampoco es cierto, la mayoría de las veces las personas dicen lo que creen que otros quieren escuchar.

Me queda claro que en la mayoría de los casos, esto no tiene que ver con el nivel de inteligencia de las personas, sino en la manera en la que procesan sus experiencias.

Cuando leo - cuando me queda tiempo, que no es mucho, aunque es una de mis actividades favoritas - normalmente son temas que creo que me pueden ayudar a resolver mejor lo que se presente en el proyecto que sea prioridad en ese momento: ya sea de vida, de trabajo, con relación a mis hijos o incluso de mi casa. 

Realmente creo que no es necesario inventar el hilo negro, pero si puede mejorarse. 
El conocimiento, información y experiencia acumulada por la humanidad es enorme. Prácticamente, todo está dicho, pero no a la manera de cada uno. Esta es la razón por la que si hay algún tema que me interesa, me gusta leer sobre él.

Digamos que me gusta saber dónde estoy parada y que otras opciones hay. Pienso que mientras mas información tenga sobre lo que en ese momento me interese, mas libertad puedo tener.

Al mismo tiempo, me gusta ser lo mas práctica posible... combinación extraña, si.

Ayer no me podía dormir, por estar pensando, y no me molestó. En lugar de embarrarme de aceites y ponerlos en el difusor para "dormir a cómo dé lugar" - cosa que es posible con los aceites, me puse a leer un libro que compré para mi hijo en navidad.

Tuve un día complicado, de esos, en los que parece que todo se atora, cuando hay que pasar la mitad de las horas laborables en el tráfico, esperando gente que llega tarde y además me lastimé un dedo, quedó atrapado en una puerta, por supuesto que use Panaway para quitarme el intenso dolor y evitar, espero, que mi dedo pierda la uña. En fin..

Por eso, en la noche, cuando no me pude dormir, preferí leer.

"Secuencias de una vida" de Bryan Cranston. Para lo que estoy acostumbrada a leer, este libro es como leer un comic, es decir, no se requiere de ningún esfuerzo, es como ver la tele. Por si no sabes quién es, Bryan Cranston es el protagonista de Breaking Bad. Desde mi punto de vista una serie de televisión genial, en el sentido de que logran que te pongas de parte de alguien que rebasa los límites de todas las formas posibles, lastima consistentemente a todos los que están cerca de él  y eventualmente, deseas que no le pase nada malo. ¡Esto, es genial! No estoy de acuerdo, por supuesto, en que una persona lastime a otra - independientemente de la razón - pero reconozco que el efecto de esta serie en el auditorio es una genialidad. 

A mi me gustaba ver esa serie por lo que me hacía pensar y cuestionarme, este tipo creo que es uno de los mas viriles que he visto en la tele - porque en la vida real no conozco a ninguno así  - y me parece que  es un actor extraordinario.

Bryan, como muchos, fué abandonado por su padre. Se le desapareció sin ninguna explicación cuando era adolescente.

Y narra, como esto, le genera inestabilidad emocional y un sentimiento profundo de "hay algo mal en mí" y como a lo largo de su vida, busca "que eso malo en el, no sea tan malo". Busca "ser mejor". Vive para "demostrar". Narra también, cómo lucha con el conflicto de dejarse sentir o no ante diversas situaciones y cómo esto, afecta su "termómetro moral" y hace cosas, que sabe que no están bien, pero que en ese momento, las necesita porque no tiene opción.

¿Interesante relación entre su vida y la serie no crees?

Y me quedé pensando en eso... "se desapareció de mi vida sin ninguna explicación".

¿La explicación le hubiera quitado el profundo dolor de ser abandonado por su padre siendo adolescente? ¿Le habría ayudado a dejar de sentir que había algo malo en él? ¿Habría dejado de tener el conflicto entre ser él mismo con la confianza de que eso es lo mejor o hubiera seguido tratando de ser "mejor" es decir, diferente a cómo era, con la negación de si mismo que eso implica? 

¿La explicación justifica que un padre abandone a sus hijos?

Pienso que no. 

En un corazón adolescente, el abandono es el abandono. No importa cómo se "explique" o "justifique". Un corazón adolescente abandonado, es un corazón roto. Roto por quien se supone que debía cuidarlo y protegerlo. Y el cerebro humano no está cableado para procesar esto... por eso, entonces, se busca "ser mejor", resolver eso "malo que hay en mí" porque si quien se supone que tenía que cuidarme y protegerme me abandonó, dándose prioridad a si mismo,  entonces, ¿con que me quedo?.

Los hechos que lastiman, no pueden cambiarse con ninguna explicación o justificación.

Esto es tan absurdo como pensar en esto: le sueltas un golpe a alguien y después crees que por explicarle la razón por la que le pegaste ya no le va a doler. Eso no es posible. El golpe ya le dolió y tu, ya le pegaste. Eso no se puede deshacer.

Lo que si podemos hacer con los adolescentes abandonados por sus padres, es ayudarles a que no introyecten ese pensamiento de "hay algo mal en mí" para que por favor, no se pasen la vida queriendo justificar o demostrar nada, o peor aún, entrando en procesos de autodestrucción.

Además de un acompañamiento terapéutico profesional, donde el terapeuta esté dispuesto a acompañar el proceso individual y personalísimo que esto implica, no de los que ya tienen sus procesos prefabricados y creen que todas las personas son y deben ser tratadas de la misma manera, los aceites con los que puedes apoyar el corazón roto de un adolescente son:

Joy 
Incienso y lavanda
Release
Abeto Balsámico
Mejorana
Common Sense

Cualquiera de estas opciones en difusor, les ayudarán a ser ellos mismos y no cometer el gravísimo error de pensar que su valor depende de que alguien los quiera o no.