¡Los viernes son días especiales!

Al menos así es en mi tribu.

Los viernes hacemos algo que nos gusta a todos, antes de que inicie el acelerado fin de semana.

Por ejemplo ahora que ha estado lloviendo tan felizmente podemos hacernos bolita en la sala y ver una película con chocolate caliente, todos en pijama. 

O podemos organizar una feliz tanda de dominó.

Otra cosa que nos encanta hacer es echarnos todos a leer nuestro libro favorito.

Comentarios aquí y allá de lo que estamos leyendo sin el riesgo de echarle a perder la lectura a nadie porque cada quien lee lo que mas le gusta y afortunadamente nadie queremos leer lo que el otro, así que entre todos sumamos.

Estos días, son días de consentimiento, después de una ajetreada semana de trabajo y estudio nos juntamos un rato para hacer un recuento de las aventuras de la semana, de lo que tenemos planeado, de lo que sentimos y lo que tal vez no queda claro aún cómo resolver - cada quien su tema.

Compartir desde lo mas auténtico, espacios de respeto y de escucha, sin filtros para expresar, sin juicios para escuchar.

Estos espacios normalmente los acompañamos con pequeños detalles como: 

¿Qué tal un chocolate caliente con una gota de aceite de canela?
¿Y si hoy preferimos hacer galletas de chocolate con una gota de menta?
¿Pan francés con una gota de naranja en la mezcla?
¿Qué tal un helado con lavanda y menta? - Puedes convertir un helado de vainilla en un sabor especial agregando solo una gota por litro de tu sabor favorito por ejemplo:  naranja, limón, canela, menta, lavanda... ¿que te gusta?
O si llegas del tráfico, stressaway en el difusor ayuda.
Si fue semana de exámenes... panaway en el difusor, para el desgaste.

Y todo esto nomás porque sí, no necesitamos ninguna fecha especial para disfrutar.