Evitar las situaciones no hace que desaparezcan.
Todos los lunes estudio un rato, cualquier tema que me interese.
Esto además de que me mantiene actualizada, me da la oportunidad de darme cuenta de posibilidades que tal vez no podría considerar si no lo hiciera.
Mientras estudio me llegan mails, mensajes e invitaciones, eso es algo constante en mi vida.
Y hoy, me llegó el mail de una persona que admiro porque siempre está generando contenido sobre lo que ella hace, admiro que todo el tiempo lo hace de muchas maneras, asi que, si no te enteras de una forma, lo harás de otra.
Y el mensaje que me envió hoy, por mail, es una pregunta: ¿Cuántas cosas en tu vida evitas?

Y describe cómo, personas que se habían registrado con ella para hacer ejercicios durante 5 días, la mayoría dejó el programa el día 2. Y reflexiona sobre esto.

Creo que todas evitamos situaciones y personas que nos "incomodan" o que no nos gustan, aunque esto no hace que desaparezcan.
Excluyo aquí cualquier situación en la que haya maltrato, de cualquier tipo, donde por supuesto que la recomendación es cortar eso de tu vida.

Me refiero a cosas que son parte de nuestra vida y que postergamos o que evitamos, cosas que sabemos que hay que hacer pero que no hacemos.
Algunos dicen que postergamos o evitamos lo que hay que hacer porque esto nos genera estrés ( miedo en términos comunes ) y pensamos que al evitarlo, "nos salvamos" de eso.
Sin embargo, evitar y postergar es algo que sucede en nuestras vidas todo el tiempo: mañana, al rato, luego, después.
Cuando en realidad, haciendo esto, solo hacemos mas largo precisamente eso que no nos gusta, al postergar o evitar, estamos alargando la incomodidad o el miedo.

Cuando en un solo día, se me juntan muchas cosas que no quiero hacer, que preferiría que alguien mas hiciera...pero en realidad no hay nadie mas que lo haga.. suelo quedarme paralizada, es decir, no hago nada.
¿Te pasa? ¿Se te va el día en nada?
Yo he tenido días asi.
Y me molesta. Porque sé exáctamente lo que tengo que hacer ... pero no lo hago, no quiero, me incomoda.

Y hay varios caminos para resolver esto, pero solo mencionaré dos.
1. Interiorizar... ¿qué me molesta de esto que no estoy haciendo? ¿qué hace que cada vez que tenga que hacer esto lo postergue? ¿de dónde viene esto?
2. Inhalar lavanda y asunto resuelto. La lavanda es un aceite que trabaja con el miedo, la preocupación, las cosas que nos amenazan... en cualquier sentido. Si quitamos lo que no nos deja enfrentar las cosas, o hacerlo, es mas fácil hacerlas.
Así que si me descubro postergando o evitando situaciones, como sé que esto no hace que desaparezcan, ni que se resuelvan solas, mejor inhalo lavanda y avanzo, en lugar de aventar en un cajón lo que hay que hacer.

Espero que esto te sirva de alguna manera y sabes que si quieres comentarme cualquier cosa, solo responde cualquiera de los mails que te envío.

Hasta la próxima!