Evitar las situaciones no hace que desaparezcan.

Evitar las situaciones no hace que desaparezcan.
Todos los lunes estudio un rato, cualquier tema que me interese.
Esto además de que me mantiene actualizada, me da la oportunidad de darme cuenta de posibilidades que tal vez no podría considerar si no lo hiciera.
Mientras estudio me llegan mails, mensajes e invitaciones, eso es algo constante en mi vida.
Y hoy, me llegó el mail de una persona que admiro porque siempre está generando contenido sobre lo que ella hace, admiro que todo el tiempo lo hace de muchas maneras, asi que, si no te enteras de una forma, lo harás de otra.
Y el mensaje que me envió hoy, por mail, es una pregunta: ¿Cuántas cosas en tu vida evitas?

Y describe cómo, personas que se habían registrado con ella para hacer ejercicios durante 5 días, la mayoría dejó el programa el día 2. Y reflexiona sobre esto.

Creo que todas evitamos situaciones y personas que nos "incomodan" o que no nos gustan, aunque esto no hace que desaparezcan.
Excluyo aquí cualquier situación en la que haya maltrato, de cualquier tipo, donde por supuesto que la recomendación es cortar eso de tu vida.

Me refiero a cosas que son parte de nuestra vida y que postergamos o que evitamos, cosas que sabemos que hay que hacer pero que no hacemos.
Algunos dicen que postergamos o evitamos lo que hay que hacer porque esto nos genera estrés ( miedo en términos comunes ) y pensamos que al evitarlo, "nos salvamos" de eso.
Sin embargo, evitar y postergar es algo que sucede en nuestras vidas todo el tiempo: mañana, al rato, luego, después.
Cuando en realidad, haciendo esto, solo hacemos mas largo precisamente eso que no nos gusta, al postergar o evitar, estamos alargando la incomodidad o el miedo.

Cuando en un solo día, se me juntan muchas cosas que no quiero hacer, que preferiría que alguien mas hiciera...pero en realidad no hay nadie mas que lo haga.. suelo quedarme paralizada, es decir, no hago nada.
¿Te pasa? ¿Se te va el día en nada?
Yo he tenido días asi.
Y me molesta. Porque sé exáctamente lo que tengo que hacer ... pero no lo hago, no quiero, me incomoda.

Y hay varios caminos para resolver esto, pero solo mencionaré dos.
1. Interiorizar... ¿qué me molesta de esto que no estoy haciendo? ¿qué hace que cada vez que tenga que hacer esto lo postergue? ¿de dónde viene esto?
2. Inhalar lavanda y asunto resuelto. La lavanda es un aceite que trabaja con el miedo, la preocupación, las cosas que nos amenazan... en cualquier sentido. Si quitamos lo que no nos deja enfrentar las cosas, o hacerlo, es mas fácil hacerlas.
Así que si me descubro postergando o evitando situaciones, como sé que esto no hace que desaparezcan, ni que se resuelvan solas, mejor inhalo lavanda y avanzo, en lugar de aventar en un cajón lo que hay que hacer.

Espero que esto te sirva de alguna manera y sabes que si quieres comentarme cualquier cosa, solo responde cualquiera de los mails que te envío.

Hasta la próxima!

Ideas que quitan el sueño....

Ideas que quitan el sueño....
Yo no sé si a ti te pase, pero una de las malas costumbres que yo tenía al irme a dormir era revisar todo lo que había hecho durante el día y enfocarme en lo que me había faltado hacer, en lo que podría hacer diferente... y después de hacer un recuento de todo esto, entonces, empezar a revisar lo que iba a hacer al día siguiente y cómo resolverlo.

Otra de las cosas que hacía con frecuencia cuando me iba a dormir era hacer cuentas mentales: cuánto tenía que pagar, cuándo, cuando iba a recibir cuánto... en fin, administraba en mi cabeza todo..

Sabes que para el cerebro no hay diferencia entre lo que imaginamos y lo que realmente esta pasando ¿verdad?

¿Sabes cuánto me tardaba en dormirme? ¡Horas!

Porque como para el cerebro no hay diferencia entre pensar y hacer, cada vez que yo pensaba en lo que no había hecho o me había faltado, se generaban en mi cuerpo las emociones que para mi eso significa: miedo, ansiedad, frustración, estrés.

Cada vez que pensaba en lo que iba a hacer y en los posibles obstáculos, en mi cuerpo se generaba lo mismo que si estuviera pasando: esfuerzo, preocupación.

O... ¿Qué tal con las cuentas mentales? .. Lo mismo.

Quiere decir, que por las noches, al pensar en todas estas cosas: lo que me faltó, lo que no pude hacer, anticipar problemas... generaban las emociones "lindas" que acompañan este tipo de situaciones. 

Aunque estaba en mi cama, para mi cerebro, es como si siguiera trabajando o lidiando con las cosas de cada día, pero con un PESIMO enfoque: lo que me había faltado o los posibles problemas.

¿Cómo me iba a dormir?... No, no dormía... y si el sueño me vencía, soñaba con eso y me levantaba mas cansada de lo que me había acostado el día anterior... yo me había encargado de poner mi cerebro a mil.

Cuando tenemos esta "mala costumbre" de pensar, es difícil dejar de hacerlo, por supuesto. 

Si tu eres como yo, que te gusta pensar en lo que has hecho y en lo que vas a hacer, sabes que cambiar esto es difícil.

Lo que si podemos hacer es cambiar el enfoque.

En lugar de reclamarnos por todo lo que falta o no hicimos, o en los posibles obstáculos, podemos enfocarnos en lo que SI hicimos, en lo que SI logramos y en lo que SI tenemos.

Entonces, proponerte que dejes de pensar, es algo que de inicio sé que no va a suceder, es una recomendación destinada al fracaso.

Pero si puedes cambiar en lo que piensas.

Y entonces, cuando vayas a dormir, en lugar de sumirte en un espacio de todo lo que no hay, no lograste o no tienes, puedes hacer un recuento de lo que si lograste, si tienes, si puedes y las sustancias que liberará tu cerebro serán placenteras, no las que se generan cuando hay  castigo, reclamo o escasez.

En lugar de usar ese tiempo en el que no estás haciendo nada para pensar en cosas que te harán sentir mal, usa ese tiempo para reconocerte y validarte, para que tu cerebro, genere sustancias que te ayuden a sentirte mejor.

Además por supuesto, puedes usar aceites esenciales que ayudan a que nuestro cerebro genere sustancias que nos ayudan a relajarnos.

Por ejemplo: Stressaway.


Por supuesto que no tendrás el mismo resultado si usas un aceite "contra marea", que si lo haces cambiando tus hábitos.

Si uso Stressaway cuando tengo mi cerebro ocupado en todo lo que está mal, lo que falta y lo que podría pasar, por supuesto que va a funcionar, pero será con todo en contra, tendré que usar mas aceite, mas veces.

Pero, si lo uso, cambiando mis hábitos, mi enfoque y mi disposición, los resultados son maravillosos.

Y esta es una de las cosas que me gustan más de lo que he aprendido usando los aceites esenciales.

Encontrar que los aceites esenciales funcionan independientemente de mi voluntad, creencias o acelere y que esto a su vez, puede ayudarme a ir cambiando el enfoque de lo que hago, ha sido una de las mejores experiencias con los aceites.

Y esto, no es solo por el aceite.

Sino que por ejemplo, si yo leo que Stressaway ayuda a relajarme, a estar presente, a estar de mejor humor... y yo sé, que todo inicia con la idea... entonces, si yo cambio mi enfoque y uso el aceite, el avance será mayor.

Yo no creo en que exista nada que haga las cosas por mí.

Me refiero con esto a que usar un aceite para bajar el estrés sin que yo haga cambios en mi vida es como poner parches, en lugar de irme a la causa.

A veces la causa de lo que nos hace sentir mal, es solamente cambiar nuestra manera de pensar.

Pequeños cambios en como hacemos las cosas con apoyo de los aceites esenciales, pueden generar grandes resultados y es algo con lo que yo estoy profundamente agradecida. Conocer los aceites esenciales no solo me ha ayudado a sentirme mejor y a ayudarles a mis hijos a sentirse bien, sino que me ha ayudado a pensar diferente también.


¡Hasta la próxima!