Por lo que hago es común que lleguen consultas con relación a abuso de todo tipo.

Actualmente hay muchas tendencias de información, una de ellas es el famoso narcisismo. 

Donde personas con cero capacidad de empatía, normalmente se relacionan con personas que si son empáticas.

Y bueno, se habla tanto del narcisismo que tiende a polarizar a quienes se han relacionado con ellos.

Normalmente llevándolos al drama y al papel de víctima.

El drama y estar en el papel de víctima no ayuda.

Es una etiqueta, un espacio, una posición que puede llevar a las personas a quedarse ahí, sin resolver nada.

Cuando hace 4 años yo empecé a estudiar y seguir este tema y a las personas que giran alrededor del mismo, mi primera pregunta fué: ¿Qué hace que alguien se quede en una situación de abuso?

La respuesta por parte de los "expertos" es: la falta de límites.

Yo me iría mas profundo, creo que es la necesidad de compensar una carencia emocional.

Quienes se relacionan con narcisistas, normalmente tienen características de rescatadores, es decir, personas que creen que pueden darle al otro lo que el otro, por si mismo, debería de proveerse a si mismo.

Autoestima, autovalor, auto reconocimiento, auto respeto y mas cosas.

Esa equivocada creencia de que podemos darle a otro lo que le falta en un estricto sentido de mundo interior, puede llevarnos a la autodestrucción, a la nulidad.

Y bueno, este es un tema complejo.

Lo que quiero compartirte hoy es que, hacer cambios, no siempre es fácil, pero siempre es posible.

El primer paso para hacer un cambio es estar dispuestos a hacerlo.

Y para esto, se necesita valor y honestidad.

No en un sentido de "resolver" porque eso nos enreda más, sino en el sentido de "a dónde quiero llegar", "qué si quiero en mi vida" "como me quiero sentir" "que pensamientos hay en mi cabeza que están creando lo que me rodea".

Hace unos días platicando con un amigo me decía que llevaba 15 años en psicoanálisis, ¡pero que flojera! - pensé.

Muchas veces escarbar, no te lleva a cambiar.

Para cambiar, hay que ir hacia adelante, creo... no para atrás. 

Hay que saber  cómo queremos sentirnos, cómo si queremos vivir.

Y en términos prácticos, para salir de una situación de abuso, tendrían que suceder dos cosas:

1. Que la persona que se encuentra en esta situación se de cuenta de que está en una situación de abuso, y esto es sencillo: "si sientes que está mal, es porque está mal" - para tí.
2. Que una vez que reconozca esto, esté dispuesta a salirse de ahí.

Es común, que las personas que se encuentran en situaciones de abuso, crean que es normal o que están haciendole bien a alguien, cuando en realidad es una situación autodestructiva.

Hay aceites esenciales que nos ayudan a hacer consciencia, es decir, a darnos cuenta.

Uno de los aceites que pueden ayudarnos a esto es el JOY, porque nos ayuda a elevar nuestra energía, a niveles, donde lo que puede traspasar los límites de la dignidad se hace evidente.

Este aceite, también puede ayudarnos a superar el haber estado en situaciones donde nosotros permitimos el mal trato de cualquier tipo.

Porque: hay abuso mientras lo permitas aquí no hay vuelta de hoja... la solución en las situaciones de abuso no son que el otro deje de abusar de tí o que cambie, la solución es que no te quedes ahí
Y para eso, es importante darse cuenta.

Recibe un abrazo.