Ayer en la noche, recibí un mensaje de una amiga (Tere).
Me envió un poema de Alejandro Dumas.
Ella no sabía el impacto que esto iba a generar en mí.
Alejandro Dumas y su hijo son  de los autores mas importantes en mi vida.
Con ellos imaginé aventuras, aprendí a ser romántica, a fantasear, a desenredar intrigas.
A hablar desde el corazón.
Leer el poema que  Tere me envió me hizo pensar en esto.

Recordé las tardes en casa leyendo los libros, esperando a terminar la tarea de la escuela o las cosas que había que hacer en casa para seguir leyendo y acompañando a Aramis en sus aventuras o a Emilio Dantés como super héroe, deseando mientras se desarrollaba la historia que todo saliera bien para ellos.
Ayer reviví tantas emociones que al final me sentí melancólica y fuí a resguardarme con quien quise hacerlo.

Nuestra mente es tan poderosa.
Podemos crear cualquier experiencia para nosotros, solo imaginando.
Tere no sabía que iba a desencadenar esto en mí, enviándome algo que tal vez le envió a mas personas, pero para mí significó abrir una puerta que estaba cerrada, que hace mucho no veía. 
El sentirme enamorada de la vida, de la emoción, el romanticismo en toda su expresión.

Tere tampoco sabía que se iba a aparecer en una iglesia, hace un año, cuando estábamos llevando las cenizas de una de mis primas favoritas a la cripta y que verla ahí, para mí fué un alivio.
Tampoco supo, que me contactó exáctamente el día -  hace apenas unas semanas que me enteraba de que otra de mis primas había muerto. 
La prima mas importante para mí, la más significativa.
Tere siempre tiene algo que decir que me ha inspirado confianza.
Puedo decirte que sé poco de ella en el sentido de su vida cotidiana.
Si alguien me preguntara mas de ella, no podría darte mucha información.
Pero se ha hecho presente en momentos importantes para mí.
Yo la cuento entre mis amigas.

Y pensé en eso. 
Cómo hay personas que se presentan en momentos significativos de nuestra vida y cobran importancia.
Nos regalan experiencias que nunca se olvidan.
Y al final... lo que importa son las relaciones que vivimos, cómo las vivimos, qué hacemos con lo que las personas nos dan, qué hacemos con lo que tenemos para dar.
Al final, las conexiones profundas y significativas es lo que va enriqueciendo nuestra experiencia.
Porque cada uno de nosotros, vamos guardando esto y nos va convirtiendo, entre otras cosas en quienes somos.

Soy yo quien siente lo que siente cuando interactúo con alguien.
La relación con el otro se dá dentro de mí.
Y entonces, las pocas veces que presto atención a todos los mensajes que hay en redes sociales donde la gente le avienta la responsabilidad de su vida a otros, no entiendo... no hemos aprendido, ni entendido, que somos responsables de absolutamente todo lo que vivimos, incluso de lo que interpretamos y experimentamos en las relaciones.
Cuando entiendo esto, que la relación se dá dentro de mí, puedo entonces ser empática y tener cuidado con el otro: respetarlo, honrarlo, agradecerlo, apreciarlo y saber que cualquiera que sea su respuesta, no depende de mí.

Las relaciones mas felices son las que son gratis.
¿Y eso qué es?
Es cuando lo que el otro hace siendo quien es, te hace feliz.
Y cuando tu haces lo que sea, siendo tu, hace feliz al otro.
Esas son las relaciones donde no hay un esfuerzo en particular por agradar, validar menos cambiar al otro o siquiera exigirle nada.
Son las relaciones donde nos enriquecemos, solo por coincidir.
Y en cada encuentro, sin duda, esto puede ser así.
Solo es cosa de aceptarlo, de estar dispuestos a verlo.

El fin de año no es una fecha en particular que a mi me guste.
Me incomóda un poco la creencia esa de que el cambio de fecha mágicamente cambiará lo que vivimos todos los días.
Y alborota reflexiones como ésta que te comparto hoy.
Te deseo que las relaciones que tengas, sean enriquecedoras para tí en todos los sentidos y que tu seas también, alguien que de manera gratuita, enriquezcas la vida de alguien más.


Todas las semanas aparto algunas horas para Sesiones Estratégicas 
donde puedo ayudarte a tener mas claridad en definir la vida que amarías vivir,
 identificar lo que te detiene e identificar el siguiente paso.
Tengo pocas horas a la semana para esto, 
si te interesa, agenda una cita aquí y en cuánto lo hagas me pondré en contacto contigo. 
Estas citas son sin costo.

0 Comments

Leave a Comment