Todos pasamos por momentos de confusión, de obscuridad, donde creemos que todo se ha perdido, llegamos a sentir que tal vez no haya salida.

Llegamos, incluso a pensar que "ya nunca voy a ser feliz" "no podré tener eso que quiero" "no podré ser o tener".
"No podré lograr eso que quiero"
Son momentos de desolación.

A lo largo de la historia de la humanidad, y de tu historia y la mía, hemos tenido momentos así: de obscuridad.
Sin embargo, puedo decirte, con absoluta certeza, que siempre es posible salir de eso.
En los días mas obscuros de mi vida, siempre ha habido algo o alguien, que me hizo pensar que "tal vez" eso podía cambiar, que "probablemente" hubiera una salida, que "a lo mejor" había algo nuevo ahí.

Mientras tu puedas encontrar al menos una pequeña chispita de luz, en el lugar mas recóndito de tu alma, hay esperanza.
No la esperanza en el sentido de que "algo va a pasar" y te sacará de donde estás.
Sino, es la confianza de que mientras estés vivo (a), puedes continuar.

Tal vez, en este momento, lo que te rodea, puedas interpretarlo como que no es posible.
Tal vez, no tengas idea de cómo salir de dónde estés.
Pero mientras no pierdas de vista esa chispa en el lugar mas recóndito de tu corazón, todo es posible.
Y podemos, dirigiendo nuestra atención a esa chispa, empezar a darnos cuenta de más posibilidades.

En todos los cursos de autoconocimiento que he tomado y que he impartido, ¿sabes cuál es la clave?
La clave es PREGUNTAR (pedir).
La primera vez que supe esto, - hace mas de 20 años - mi reacción racional fué: 
- ¿Preguntar a quién? ¿De qué me hablas?
La respuesta es: 
- Preguntarnos a nosotros mismos.

Y si eres pragmático (a), racional y lógico (a) , vas a pensar que ésto es inútil - porque estás sumido (a) en lo que crees que no tiene salida.
Pero, si eres pragmático (a), racional y logico (a), estoy segura de que ha habido momentos en tu vida de los que has salido adelante cuando pudiste escuchar  algo o a alguien, con ideas que no habías pensado antes.

La calidad de la información, depende de la calidad de nuestras preguntas.

Y éstas preguntas nos las hacemos a nosotros mismos y después nos callamos, entramos en estados de calma, o si no puedes entrar a un estado de calma, al menos de confianza y de alerta, para poder darte cuenta de la respuesta -  para poder escuchar o darnos cuenta de ese pensamiento aparentemente aleatorio, que aparecerá con una nueva posibilidad.

Pregunta:

¿Qué es lo bueno de esto que está pasando?
¿Cómo puedo usar esto para mí? 
¿Qué hay aquí de lo que no me he dado cuenta? 
¿Qué puedo aprender de esto? 
¿Qué tal que esto es para que yo me dé cuenta de algo que no he considerado? 
¿Cómo puedo usar esto para mi bien? 
¿Qué me dice esto? 
¿Qué pienso de esto que pasa ahora? 
¿Cómo puedo salir de aqui? 
¿Qué es lo que si quiero?

Pregúntate ésto y espera, la información llegará de maneras que no puedes predecir.
Pero de que llega, llega.

Porque cuando pides, recibes.

Ha habido momentos en mi vida en los que ni siquiera sé que preguntar, y esto lo menciono, porque no ha de faltar quien piense esto, y mi intención, con el mensaje de hoy es que siempre tengas esperanza, por eso lo menciono.
 
Si no sabes qué preguntar, entonces, pide ¡saber qué preguntar!

Hace algo así como 4 años yo sentía que mi vida no tenía sentido, que no tenía propósito -cosa muy rara en mí, porque yo siempre he sido muy clara en este sentido - se me pasaban los días de manera monótona, yo me daba cuenta de esto y aún así no sabía como salir de ahi, me cansaba antes de empezar.
 
Y tenía dos opciones: soltarme o rescatarme. 
Opté por rescatarme aunque no tenía idea de cómo hacerlo. 
Lo que yo mas quería era sentir que valía la pena estar viva. 
Y pedí eso: No sé cómo, pero quiero dejar de sentirme entumida, quiero disfrutar la vida, quiero sentir que vale la pena estar viva. 
Y era algo que mantenía presente en mi vida, ese deseo, esa petición... esa pregunta.
Algo así como un mes después de estar pidiendo esto, al estar guardando la ropa, de manera espontánea, surgió un pensamiento: "la vida es para disfrutarla" "la vida es para ser feliz"

Bingo!
Ya no fué un pensamiento "a propósito", era "la voz de mi intuición" esa voz verdadera, diciéndome una verdad absoluta!
Ese día, logré el primer paso para cambiar mi vida de manera radical.
Ha sido, hasta el día de hoy, un camino de 4 años.

¡Puedes pedir absolutamente lo que quieras!

Y después: escucha.



Todas las semanas aparto algunas horas para Sesiones Estratégicas 
donde puedo ayudarte a tener mas claridad en definir la vida que amarías vivir,
 identificar lo que te detiene e identificar el siguiente paso.
Tengo pocas horas a la semana para esto, 
si te interesa, agenda una cita aquí y en cuánto lo hagas me pondré en contacto contigo. 
Estas citas son sin costo.

0 Comments

Leave a Comment