Todas las mañanas lo primero que hago es elegir la herramienta que quiero compartir contigo.

Me da gusto que formes parte del grupo de personas que reciben esto.

Tal vez nos conozcamos en persona, tal vez no. Pero eso no es tan importante.

Lo que importa para mí, es que aceptaste mi invitación.

Hay temas de los que se habla una y otra vez desde diferentes enfoques.

Y cada tema, se repetirá en nuestra vida hasta que entendamos el significado de eso para poder ser mejores de lo que éramos antes.

¿Sabes que cuando entendemos algo nuestra consciencia nunca puede regresar al tamaño de antes?

La consciencia no es elástica en el sentido de que cuando comprendes el significado de algo puede regresar a como era antes. Nuestra consciencia es expansiva. Y cuando esto sucede, podemos ver posibilidades que no habíamos visto antes.

"Lo que sucede a mi alrededor empieza en mí".

Esta frase significa que si hay una situación en nuestra vida que nos moleste, incomode o lastime, es algo que me está mostrando que hay un juicio, una idea, una creencia dentro de mí que manifiesta esto en mi vida. 
Y no en un sentido mágico, sino como un reflejo o información que me confirma lo que pienso de mí.

Te voy a contar una historia de cómo sucedía esto en mi vida y qué hice para que dejara de suceder.

Hubo un momento en uno de los negocios que tengo  las personas que estaban a mi alrededor me pedían que les resolviera absolutamente todo. 
Llegó un momento en el que hice un berrinche mostruoso porque por mas explicaciones y formas diferentes de decirles las cosas, seguían pidiéndome que hiciera cosas , que podían hacer por si mismas, por un lado, y por otro, ni siquiera me contestaban cuando yo les hablaba para acabar pronto.

Esta situación me rebasó. Cada interacción era incómoda para mí. Y algo que yo disfrutaba enormemente al principio se convirtió en un suplicio.  A mi me gusta disfrutar lo que hago.

Esta situación me llamó la atención, porque me dí cuenta de que no estaba sucediendo solo en el negocio, en mi familia, en mi casa también e incluso con personas que yo pensaba que eran mis amigas.

El colmo fué cuando una persona que yo consideraba mi amiga, que me buscaba igual que otras personas para que le ayudara solo cuando lo necesitaba, no compartió conmigo un éxito importante. Y que el día que le dije: No. Dejó de hablarme.
Ese día me dí cuenta de lo que YO estaba haciendo.

"La gente solo me busca para pedirme cosas" 

Me rodée de personas que me exigían.

Yo era su "resuelve problemas".

Me rodée de personas que me exigían que les diera sin dar nada a cambio, ni siquiera contestarme cuando yo les hablaba.

Entré en un periodo de silencio para encontrar que estaba pasando conmigo para rodearme de personas que eran así.

Y encontré lo siguiente:

"Tengo que hacer cosas para que se den cuenta de que aquí estoy" "Sólo si hago algo por los demás, existo" "La única manera en la que alguien puede darse cuenta de que valgo es si hago algo" "Yo puedo resolver lo que sea que se me presente" 

Estas son creencias que yo tenía y que aprendí siendo niña.

En mi casa todos hacíamos de todo, teníamos tareas asignadas todos los días, incluso en vacaciones y "estar sin hacer nada" era algo anti reglamentario. 

Aprendí que para que mis papás se dieran cuenta de mí, yo tenía que estar haciendo cosas.

Esto a un nivel de vida es: "Para que el otro me vea, yo tengo que hacer cosas, porque si no hago cosas, está mal o no existo" - obviamente con esa creencia, yo no quería ninguna de las dos opciones, ni sentirme mal, ni que no se dieran cuenta de que existo. 

Sin embargo, estaba sucediendo exáctamente eso: Me estaba rodeando de personas que me pedían que hiciera cosas por ellas y para quienes yo no era lo suficientemente importante como para compartirme que habían logrado algo o incluso para contestarme cuando yo les hablaba.

¿Qué había que hacer? ¿Cómo podía empezar a rodearme de personas diferentes? 

Cambiando yo.

1. Me dí cuenta de lo que yo creía.
2. En lugar de buscar que me vieran los demás, empecé a verme yo. ¿Qué es esto? Darme permiso de sentir lo que estaba sintiendo, reconocer lo que hacía bien y tener compasión conmigo cuando algo no era como yo quería. Ser tolerante, cariñosa, receptiva, conmigo. Saber que mi valor no depende de lo que hago, sino de quien soy.
3. Verme a los ojos en el espejo.

Cuando empecé a hacer esto, las personas que me buscaban solo para pedir cosas, se desvanecieron.

Y empezaron a aparecer personas diferentes en mi vida.

Personas con quienes puedo compartir quien soy y se dan cuenta.
No personas que me exigen.
Mis hijos cambiaron su manera de relacionarse conmigo.
Tengo amigos nuevos y diferentes.
Y se quedaron algunos amigos y amigas de antes - pocos - pero algunos se quedaron.

Porque me ví yo, en lugar de buscar que me vieran otros.

Si yo me veo, los demás también.

Si yo no me veo, nadie me ve. No importa lo que haga.

"Lo que sucede a mi alrededor empieza en mí".

Y entonces, estaré rodeada de personas que me van a tratar como yo me trato.

¿Qué tipo de personas hay en tu vida?

¿Qué tipo de personas quieres en tu vida?


Todas las semanas aparto algunas horas para Sesiones Estratégicas 
donde puedo ayudarte a tener mas claridad en definir la vida que amarías vivir,
 identificar lo que te detiene e identificar el siguiente paso.
Tengo pocas horas a la semana para esto, 
si te interesa, agenda una cita aquí y en cuánto lo hagas me pondré en contacto contigo. 
Estas citas son sin costo.

0 Comments

Leave a Comment