“Me acepto como digno (a) de ser amado (a).

Doy amor fácilmente

Y lo recibo fácilmente

Me siento lleno (a) de amor de los demás

Y vierto el mío en los demás

Creo en mi como alguien digno (a) de ser amado (a)

Me veo como alguien digno (a) de ser amado (a).

Suelto todas las creencias que no me sirven”.

Respira y libera, elimina cualquier creencia que no te sirve y que es mentira.

La verdad es que mereces ser amado (a)

Aunque alguien no te haya amado.

Incluso tus padres

Llegaste a través de ellos, pero vienes del universo (de Dios, de la vida)

No importa quien no te haya amado antes.

Reconócete como alguien digno (a) de ser amado (a)

Respira y date cuenta de que eres amor

Exhala y regresa este amor al mundo

El amor es dar y recibir.

Respira y exhala amor.

Entrégalo y recíbelo.

Entiende que el amor es el conocimiento de ser digno de ser amado (a).

Y mantén esto dentro de ti.

Entiende que el amor que está a tu alrededor te nutre y te llena

Lo primero que hiciste al nacer fue tomar aire

Lo segundo que hiciste fue liberarlo

Y lo primero que hiciste fue pedir atención porque no tenías la más mínima duda de que eres suficiente y completo (a) para recibir amor. 

Naciste sabiendo esto.

Y hoy puedes recordarlo, porque es la verdad: Mereces ser amado (a).

Puedes decirte lo siguiente:

“Creo en mí como alguien que merece ser amado (a)

Me veo a mi mismo (a) como alguien que merece ser amado (a)

Puedo dar y recibir amor fácilmente.

Sé que siempre lo he podido hacer y siempre podré”.

El amor es una experiencia.

Y es para todos.

No se trata de tu edad, de tu pasado, tu peso o lo que hagas o tengas.

Eres eternamente amado (a).

El amor no se persigue, no se trabaja para tenerlo, no hay nada que comprobar para darlo y recibirlo.

Solo es aceptar y dar.

Está dentro de ti.

El amor a ti mismo (a) es el amor más grande que puede haber.

No se trata de tus hijos o de tu pareja, ni de nadie más.

Se trata de ti.

Si te enamoras de ti, si puedes decir “estoy profundamente enamorado (a) de mi”. 

Es el principio de un romance que nunca termina, no decepciona, nunca se va, siempre está. 

No se queda en silencio, no duda, no cuestiona, no condiciona: es completo y eterno.

Lo que amamos de otros, la imperfección, los hace 100% dignos de ser amados.

La base del amor es que escogemos con quienes podemos compartir nuestra imperfección, todos tenemos algunas cosas que no son perfectas y eso está bien.

Solo hay que saber que somos dignos de ser amados.

Nuestro trabajo es reconocer esto.

Y mientras lo haces, puedes dejar que los demás te amen y tu amarlos a ellos.

La naturaleza requiere de este equilibrio.

Da más y recibe más.

No puedes solo dar o solo recibir.

El amor es dar y recibir. Es recíproco, parejo y equilibrado.

Toma y da, da y toma.

Y nutre el equilibrio de saber que eres digno (a) de ser amado (a) como eres y de amar como eres.

No hay nada que hacer para ser más digno (a). 

Ya lo eres, como eres.

No eres tu pasado, ni las relaciones que fueron mal, ni la experiencia de ser 

abandonado (a), rechazado (a) o despreciado (a), excluido (a), nulificado (a), ignorado (a), exigido (a), maltratado (a) o lo que sea que te haya lastimado.

Todo lo que alguien amó de ti en algún momento, sigue en ti. 

Tal vez la persona ya no está, pero lo que amaron de ti, eres tú, ahí está.

El amor es respeto, es admirar, es acompañar, es gratitud, es ser vulnerable.

Enamórate de esto.

Imagina el sol vertiendo su luz como amor.

Piensa en lo que te diría el amor de tu vida, di esas palabras para ti:

“Te amo como eres.

Solo llamo para decirte que te amo.

Amo todo de ti.

Amo estar contigo.

Es lo mejor que me ha sucedido en la vida.

Agradezco que estés en mi vida”

Canta una canción de amor para ti mismo (a)

Y deja que esto se hunda en tu alma hasta lo más profundo.

La verdad es que el amor no hay que buscarlo, todo el amor que necesitas está dentro de ti.

Y a tu alrededor…. es como una canción que siempre está.

Reconócelo, acéptalo y deja que esto sea parte de ti.

Ahora lo sabes.

Reclámalo: 

“Yo soy digno (a) de ser amado (a)”

Y permítete recibir y dar amor.

Eres digno (a) de ser amado (a), significativo (a), importas, por el simple hecho de existir.

“Acepto fácilmente ser amado (a) y amo fácilmente a los demás.”

Hazte consciente de esto:

Lo que tú quieres, te quiere a ti.

Vas hacia eso y eso va hacia ti, hasta que te encuentras a la mitad del camino.

Eres profunda y poderosamente digno (a) de ser amado (a), como eres.

El principio es el amor a ti.

Y deja que esto se permee en todo lo que eres, en todo lo que haces, tienes y das.

Si te amas, el mundo puede rodar.

El amor es la energía del universo.

Imprime esto en tu alma, reconócelo.

Imprime tus sueños, lo que quieres, de amor; imprímelo de ti. 

Imagina que es la fuerza que le da forma y velocidad a todo lo que quieres en tu vida.

Es tu máximo súper poder: el amor.

Y desbarata con esto cualquier creencia o experiencia que te detenga, que te atrape, que te bloquee o te mantenga encerrado (a).

Por miedo a que te lastimen o a lastimar te estás perdiendo de la experiencia de amarte y amar y recibir amor plenamente.

Recuerda: El amor que tú quieres, te quiere a ti.

Codifícalo, hazlo presente e interactúa con eso en tu mente: créalo.

Espero que tu corazón siempre sonría sabiendo esto.



Todas las semanas aparto algunas horas para Sesiones Estratégicas 
donde puedo ayudarte a tener mas claridad en definir la vida que amarías vivir,
 identificar lo que te detiene e identificar el siguiente paso.
Tengo pocas horas a la semana para esto, 
si te interesa, agenda una cita aquí y en cuánto lo hagas me pondré en contacto contigo. 
Estas citas son sin costo.

0 Comments

Leave a Comment