Cuando a mi me hablaron de los aceites, por supuesto que me puse a la defensiva.

Mi primer pensamiento fue ¿Qué me quieres vender?

La verdad es que cuando los conocí y me dijeron todo lo que podía hacer con ellos, cuando los olí y los sentí,¡quise tenerlos! No me los vendieron, yo los compré.

Yo estaba usando otra marca de aceites esenciales cuando me hablaron de estos y al principio pensé también: ¿Para que quiero conocer otra marca si ya estoy usando LA MEJOR? - la que yo usaba... pero cuando vi los resultados de estos aceites, en comparación a la marca que yo usaba antes, no hubo punto de comparación, ni en resultados, y en precio ni se diga.

Otra de las cosas que pensé cuando me hablaron de los aceites fue: "Si, ajá, muy bueno el descuento, pero ¿qué voy a tener que hacer para tenerlo? ¿Cuánto voy a TENER que estar comprando para eso? Y cuando me dijeron que siempre tendría el descuento, que TENIA que estar comprando para mantenerlo, bueno.... la cosa se puso muy interesante, porque en la otra marca si tenía que estar comprando cierta cantidad para mantener el descuento y era horrible tener que estar juntando esa cantidad... me llené de producto que no me daba tiempo de terminarme.. 

Aqui no, eso me gustó mas.

¡Oh! ¿Quiere decir que esto es solo para que yo pueda comprar lo que necesite cuando yo quiera y no tengo que estar comprando ni haciendo mas cosas para tener estos aceites?

Así es... fue la respuesta.

Todavía recuerdo la emoción que me dio poder tener esos aceites con descuento, sin tener que estar haciendo cosas que yo no quería hacer.

Ayer, compré 1 aceite... 1... si 1. Que me faltaba y que uso para que mis hijos no se enfermen ahora que empiezan algunos cambios de clima que sé que normalmente les daban gripa... nos pasábamos las vacaciones con gripa. 

Ahora no.