Cómo cuidar tu corazón de manera natural


Los aceites esenciales son la mejor manera de protegerte de ingredientes tóxicos - que hay en el aire, en lo que comemos y tomamos y en todos los productos de limpieza personal y del hogar - porque una de las características de los aceites esenciales es que ayudan a mantenernos desintoxicados.

El sistema cardiovascular, además de lo que ya todas sabemos - se encarga de transportar la sangre alrededor de nuestro cuerpo - esto, hace que el oxígeno llegue a todas nuestras células, los nutrientes y se encarga también de sacar de nuestro cuerpo lo que no sirve: las toxinas. 

Lo que comemos y la forma en la que comemos es algo que afecta nuestro corazón: por ejemplo si comemos comida basura o si nos saltamos las comidas, esto hace que nuestro sistema cardiovascular entre en emergencia o se llene de basura... que después no puede sacar... y entonces... tenemos problemas de circulación, de presión arterial, colesterol o ansiedad: estrés.

Todo está relacionado en nuestro cuerpo.

Te voy a dar algunos ejemplos de cómo uso los Aceites Esenciales para ayudarle a mi sistema cardiovascular.

El Aceite Esencial de Limón es uno de los aceites con mayor poder de desintoxicación que hay, asi que me tomo una gota de este aceite en el agua que tomo a lo largo del día. 
Esto no solo me ha ayudado a sentirme mejor en general - menos cansada, mas despierta, rindo mas... - sino que antes se me hacían moretones por cualquier golpecillo.. ahora no, una de las cosas que leí es que el Aceite Esencial de Limón ayuda con la circulación... y... pues si, ya no se me hacen moretones por cualquier cosa.

El Aceite Esencial de Lavanda, ayuda a bajar la presión sanguínea y el de Menta, ayuda a subirla.

Y para date otro ejemplo sencillo, el estrés es uno de los principales factores que afectan nuestro sistema cardiovascular, estar estresadas es como correr un coche sin aceite,  y hay una mezcla que es especial para tratar con el estrés, que se llama Stressaway - duh -, mas obvio no puede ser.

Lo que no era obvio para mí eran sus efectos, yo soy de las que en cuánto ponen la cabeza en la almohada, empiezo a pensar en mil cosas... ahora, cuando me siento así, solo pongo unas gotas de Stressaway en el difusor y ¡santo remedio! Se termina el acelere.