Te deseo que sea fácil.

Este año tomé 20 cursos, leí 60 libros, hice algo así como 30 viajes, di al menos 200 clases, 4 conferencias a nivel nacional, escribí 52 artículos, perdí una amiga y gane 10,  volví a reunirme con amigos que hacía años que no abrazaba.
Atendí mi casa, a mis hijos, mis perras y pensé en hacer nuevos proyectos.
Fue un buen año.

Aprendí a identificar lo que me funciona y lo que no me funciona.
A saber con qué tipo de personas quiero relacionarme y con cuáles no.
Y lo mas importante: cómo quiero que sea mi vida.

Y dentro de cómo quiero que sea mi vida, una de las áreas clave es compartir cómo se usan los aceites. 
Por los resultados que he vivido en mí, en mis hijos, mis perras, y toda la gente que confía en mi para aprender a usarlos.
Porque cada día sigo aprendiendo y conociendo nuevas maneras de usarlos y  veo cómo le ayudan a las personas a sentirse mejor física y emocionalmente.
Y mas que nada, porque enseñarle a otras personas a usar los aceites  es un espacio en el que hago lo que me gusta, lo que sé hacer bien y me es fácil. 
Es un espacio donde puedo capitalizar todo lo que he aprendido, de temas que me interesan, de mi profesión y de la vida.

Deseo que sepas, qué es eso que para tí es tan fácil que no le das importancia y que podría convertirse en una oportunidad para que tu vida sea como tu quieres.

Este es un tema en el que he reflexionado todo este mes.

Estamos acostumbrados a hacer e insistir en lo que es difícil y a lo que nos es fácil no le damos valor, incluso, lo despreciamos. O, lo ocultamos, porque a veces nos es fácil hacer cosas que a otros les parece muy difícil y para no ser rechazados, -porque para nosotros es fácil- dejamos de mostrar esa parte de nosotros, lo que creo, es un desperdicio. Por no incomodar a otros, nos escondemos y nos incomodamos nosotros.

¿Qué es eso que para ti es tan fácil de hacer que no le das valor?

Para mí es absolutamente fácil convertir la información en consejos prácticos de manera muy sencilla.
Para mí es fácil aprender a toda velocidad y aplicar lo que aprendo.
Es fácil resumir información y hacerla sencilla de entender y usar.
Es muy fácil transmitir mi experiencia o lo que reflexiono de manera práctica y simple.

Es tan, pero tan fácil, que me cuesta trabajo pensar que para otros esto sea difícil o incluso imposible.
Y es tan fácil, que ha sido mi fuente de ingresos durante años, me he dedicado a la investigación de mercados durante toda mi carrera y me ha sido fácil y divertido, sin embargo, nunca le había dado el valor que ahora le doy a esa capacidad que tengo de saber por dónde va la cosa al conocer la información. 

Ahora, es algo que agradezco y valoro porque puedo usarlo para más áreas de mi vida.

Pues si...¿no?
Parece obvio y hasta tonto, pero no lo es.

¿Qué es tan fácil para ti que no le das valor?

A veces, ni siquiera sabemos qué es.

Y en este proceso, usé Menta, para tener claridad. La menta tiene la capacidad de eliminar la confusión. Al inhalarlo nos ayuda a dejar de pensar en lo mismo y a dejar de confundirnos.

Te deseo, que este año, tengas muy claro, qué es eso que te es tan fácil que ni importancia le das. Y que cuando lo sepas, lo uses para tener la vida como tu quieres que sea

Abrazo,

Beatriz