Una de las cosas que mas disfruto en casa es poder crear ambientes por medio de aromas.

Todos tenemos recuerdos increíbles o catastróficos vinculados con los aromas, es una de las maneras en las que nuestro cerebro asocia emociones de una manera mas evocadora, creo.

El uso de los aceites esenciales para crear ambientes es parte de la historia de la humanidad, no es una moda.
Lo que si es relativamente nuevo es poder tener en casa los aceites esenciales que cada una de nosotras queramos a un solo click.
Y lo que es mas nuevo aún es poder aprender a usarlos sin importar donde estemos, qué hora sea o qué estemos haciendo.

Los aceites esenciales grado terapéutico tienen la capacidad de permear la capa de grasa que protege nuestro cerebro y llegar al área  donde se "administran" las emociones. 

Así, podemos aprovechar la información de los aceites esenciales para generar cambios en nuestras emociones en 30 segundos, que es lo que se tarda el aceite grado terapéutico en llegar al "centro de control". Lo muy interesante de los aceites esenciales grado terapéutico es que funcionan aunque alguien no los perciba o tampoco les avises, porque tienen la capacidad de generar cambios por la información que contienen.

Podemos hacer mezclas de aceites esenciales o usarlos de manera individual para generar ambientes emocionales en casa.

Por ejemplo, el limón nos ayuda a mejorar el estado de ánimo. La naranja, ayuda a bajar la ansiedad y la lavanda a relajarnos y a reducir el miedo y la preocupación. 

El copal, es un aceite esencial que ayuda a "poner los pies en la tierra", a ejecutar y a estar presentes. 

El incienso además de que nos ayuda a entrar a estados de reflexión nos ayuda también a dejar la actitud de "muéranse todos". ( este es uno de mis aceites favoritos cuando mis hijos adolescentes entran en modo "odio al mundo".)

El romero, es un aceite esencial conocido por ayudar a tener mejor memoria. 

Y el hisopo, desde tiempos ancestrales se ha usado para limpiar espacios con energía densa.

La menta, por ejemplo, nos ayuda a eliminar la confusión, a aclarar nuestras ideas.

Lo que es muy interesante y divertido es que podemos hacer mezclas con los aceites esenciales dependiendo de lo que cada una de nosotras necesitamos y de lo que hacen los aceites.

A mi me encanta crear ambientes para concentrarse con limón y menta cuando mis hijos y sus amigos se reúnen a hacer trabajos en equipo en casa.

También me gusta mezclar lavanda y menta cuando recibo a alguien que va a hacer alguna consulta, porque estos dos aceites, ayudan a generar un ambiente relajado pero con claridad. 
Este estado nos ayuda a sentirnos a gusto para aprender cosas nuevas.

Otra de mis mezclas favoritas es limón y naranja durante la mañana porque me ayuda a sentirme positiva y con energía divertida para lo que voy a hacer durante el día.

El uso de los aceites esenciales para crear ambientes emocionales en casa es muy sencillo y es algo que todas podemos aprender.

Ayer hablaba con una amiga que se sentía absolutamente agobiada, tanto que no podía tomar decisiones y además se sentía tan cansada que cualquier cosa le parecía una misión imposible. 
Mientras hablábamos, le sugerí que sacara su aceite de menta y lo inhalara durante periodos de 30 segundos... cuando colgamos, se sentía mucho mejor. Y hoy por la mañana me envió unas fotos para decirme que había logrado lo que ayer le parecía imposible.