El miedo irracional: fobias

El miedo irracional es algo que cuando alguien lo siente no puede resolver.

Desde fuera parece algo extraño y sin lógica alguna.
Sin embargo, puede paralizar y dejar literalmente sin recursos a quien lo siente.
Y minimizarlo con explicaciones, burlas o distracciones, no sirve de nada.

Mi madre le tenía fobia a los insectos, el simple hecho de pensar en ellos hacía que entrara en ataques de pánico. Podía salir corriendo de cualquier espacio donde hubiera un insecto, no le gustaba salir de día de campo y solo pensar en que en algún lugar hubiera uno, era suficiente para no entrar.

Mi hija, le tuvo fobia al vómito, solo hablar de eso hacía que empezara a entrar en un estado de ansiedad, donde perdía el control, se soltaba a llorar y no habia forma de sacarla de ahí rápido.

Las fobias, o miedo irracional, por supuesto que provienen de la asociación de un evento traumático con una situación, un objeto o incluso, un espacio.

Resolver esto con terapia, es posible.
Normalmente la terapia conductual ayuda a resolver las fobias - aunque no es el único tipo de terapia que ayuda.
Se requieren de varias sesiones y de que el terapeuta realmente sepa tratarlas.

Un remedio natural que puede ayudar con el miedo irracional es la lavanda.
El aceite esencial de lavanda cuando es puro, tiene la capacidad de relajar el sistema nervioso y de ayudar con las conexiones cerebrales relacionadas con el miedo, tanto a nivel consciente como a nivel inconsciente.
Es fácil de usar porque lo único que hay que hacer es inhalar el aceite durante 30 segundos con la frecuencia que sea necesario.
Lo que es muy interesante de usar el aceite esencial de lavanda como apoyo a cualquier tipo de terapia o a procesos personales, llevados de manera individual, es que nos ayuda a "reconfigurar" la información.
Asi, el aceite esencial de lavanda, como un remedio natural para las fobias, puede ser un apoyo mientras alguien asiste a terapia y podrá resolver en menos sesiones, ya que puede usarlo mientras no esté con el terapeuta. Y cuando se usa en procesos personales,llevados de manera individual, se convierte en una gran herramienta para disminuír el miedo y que la persona pueda reconfigurar ese estado.
Lo que yo observé con mi hija y otras personas es que después de usar el aceite de lavanda de manera cotidiana, la fobia se convirtió, eventualmente en algo fácil de manejar.