Para estar en paz
Sácalo de tu mente
Y deja de pensar en lo mismo una y otra vez

Esto es lo que vas a entender.

1. Por qué hace o deja de hacer lo que está haciendo.

2. Por qué te sientes tan mal

3. Por qué no puedes dejar de pensar en él.

4. Por qué no puedes decirle que no.

5. Qué es lo que hay que hacer.




Soy Beatriz Morales, he investigado el comportamiento humano desde hace 20 años.

Los últimos 5 me he dedicado a apoyar mujeres a sentirse mejor con ellas mismas y con los demás.

Mi propósito es que sepas y reconozcas que puedes reconstruír tu vida con seguridad y confianza en tí misma; independientemente de lo que has vivido. 
 
 





Por experiencia, además de por todo lo que he estudiado, entiendo perfecto cómo te sientes.
Sé también que no es tan fácil encontrar respuestas y soluciones prácticas. 
Por eso junté mi experiencia y lo que he estudiado a lo largo de mi vida profesional con el único propósito de apoyarte para que puedas recuperarte, a confiar y a vivir desde tí; en lugar de desde los demás.

Soy experta en traducir conceptos en resultados.
La práctica es la única manera de cambiar día a día.
Es posible cambiar la manera en la que aprendimos a amar.

Yo creo en lo que se puede practicar y en lo que se puede hacer en el momento; nada de lo que hago es conceptual o recomendaciones que no vas a poder aplicar.

Si ahora mismo, lo normal en tu vida es sentirte mal;  es posible que lo normal sea sentirte bien: contigo y con los demás.


Resultados:

  • French consiguió un trabajo de 25 horas a la semana, en lugar de trabajar 12 horas diarias sin saber cuánto iba a ganar cada mes. Después de buscar trabajo por años y de estar trabajando desde casa en un proyecto donde no tenía control casi de nada, ahora trabaja 5 horas diarias y además de que está ganando lo que quería ganar, puede estar al pendiente de sus hijos.

  • Livier se dió cuenta de que en realidad no se amaba tanto como pensaba... a pesar de haber estudiado Reiki y muchas otras cosas más, se dió cuenta de que todo el tiempo se estaba juzgando. Ahora vive en una casa que ella compró, atiende a sus hijos, trabaja y una de las últimas cosas que hizo fué competir en una carrera que era algo que siempre había querido y por una razón u otra no lo había hecho.

  • Angélica pensó que se iba a morir por el dolor que sentía cuando su esposo le pidió el divorcio sin explicación alguna después de 22 años de casados. Cuando empezó la sesión Angélica estaba llorando y con una opresión en el pecho. Cuando terminó la sesión que tuvimos por teléfono, ella dijo: "Me siento en paz y quiero vivir mi vida para mí".